Tag Archives: Documentos de arquitectura

Centro de Congresos de Córdoba: Explicaciones en dos partes

El alcalde de Córdoba (PP) ha desechado el proyecto de Rem Koolhaas para el Centro de Congresos de Córdoba que se iba a construir en Miraflores.
El proyecto de Koolhaas ya le ha costado a la ciudad 10 millones de €. Lo único que se ha realizado son unas excavaciones en todo el solar por motivos arqueológicos.
El coste presupuestado total del proyecto de Koolhaas iban a ser 79 millones de euros más, además de los 10 gastados.
El concurso para el Centro de Congresos se realizó hace 10 años, redondeando.
EXPLICACIONES A LA PRIMERA PARTE:
-El concurso en el cual ganó Koolhaas fue restringido a “arquitectos de reconocido prestigio”. Un planteamiento que desde el principio tendría que ser rechazado completamente, por injusto al resto de los profesionales y por ser claramente un sistema “vendeburras” para mayor gloria de políticos. Los arquitectos de reconocido prestigio no son sinónimo de mejor calidad y, por cierto, ni muchísimo, de economía, más bien de lo contrario, de despilfarro del erario público.
-Del gasto de 10 millones de €, parte ha sido empleado en pagar honorarios por premio, honorarios por proyecto y por reformado de proyecto a Koolhaas, por lo que he podido leer por los periódicos al menos un millón de euros. A los que no son arquitectos y que lean esto les puedo asegurar que el pago realizado a Koolhaas tanto en cantidad como en plazos, ni se parece al trato que las administraciones públicas tienen con los arquitectos de nuestro país, y mucho menos si no son de “reconocido prestigio”.
– ¿Si nos hemos gastado 10 millones de euros, el proyecto que nos plantean no resuelve las necesidades de congresos y exposiciones que la ciudad requiere, las plazas de aparcamientos son insuficientes, el proyecto tarda en construirse varios años, seguramente 3 ó más, el mantenimiento del edificio es carísimo y motivo de concesiones a empresas privadas, y la UNESCO nos da un un toque de atención porque el proyecto que se plantea es “agresivo” con un entorno que es patrimonio de la humanidad? Sinceramente, usted, ¡¿va a gastarse otros 79 millones de euros más?! … Además quiero recordar que estamos en crisis.
-Por desgracia, son muchos los edificios que a lo ancho y largo de nuestro país han sido edificados, por “arquitectos de reconocido prestigio” o sin prestigio también, cuyo planteamiento de programa de uso es despilfarrador y/o no resuelven las verdaderas necesidades para los que fueron construidos; y cuyos presupuestos de millones de euros son ahora una pesada losada sobre las arcas de los ayuntamientos de turno, sean del partido político que sean. Pregunto: ¿alguien en su sano juicio va a cometer AHORA el mismo error?
-El “Efecto Guggenheim” ya no existe. Convénzase usted, señor político o ciudadano de a pie. Aquello fue el magnífico resultado de la primera vez que se practicó, pero por desgracia hay numerosos ejemplos de edificios construidos por, otra vez, “arquitectos de reconocido prestigio” con fabulosos presupuestos que han sido un total y ruinoso fracaso. Ahora mismo “nos podemos dar con un canto en los dientes”, si lo que construimos no es que salga barato, sino que esté bien ejecutado y su mantenimiento a lo largo de los años tenga una repercusión baja sobre los presupuestos locales, autonómicos, estatales… Que por cierto todo ello no es antónimo de buena arquitectura, y les puedo asegurar tampoco tiene que ser obligatoriamente construida por “arquitectos de reconocido prestigio”, ellos no son los únicos que saben construir, incluso en ocasiones ellos construyen peor…
-En 10 años, gobiernos en coalición de los partidos políticos IU y PSOE, con mayor o menor responsabilidad sobre este asunto, han gestionado la construcción del edificio. ¿usted cree que 10 años es tiempo suficiente para gestionar una infraestructura tan importante como un centro de congresos para una ciudad? Yo no es que lo crea, es que pienso que han perdido el tiempo, 10 años, y el dinero, nuestro dinero, 10 millones de €. Vergüenza es lo que tendría que darle al gerente de cualquier empresa que en 10 años y con un gasto de 10 millones, no sea capaz de acometer una infraestructura de tal importancia para su propia empresa, para su progresión propia y para competir con otras empresa. Tendría que darle vergüenza, posiblemente el despido o, incluso, la ruina de la empresa. En este caso la empresa es la ciudad de Córdoba, y los empleados de esa empresa son sus 350.000 habitantes, empleados e incluso jefes cada 4 años. En noticia leída hoy estos se muestran INDIGNADOS por la cancelación del proyecto, por la pérdida del tiempo empleado y las gestiones realizadas… Ya no hay vergüenza en la política.
El alcalde de Córdoba propone como solución alternativa construir un Centro de Convenciones dentro de un pabellón ya construido en otra zona de la ciudad, alejado del casco histórico.
Este pabellón es propiedad de BBK, anteriormente de CajaSur, antes de que fuera vendida por el Banco de España. Su coste fue de 39 millones de €, aunque por lo que a mi respecta, a costa de la entidad bancaria y no del erario público. El uso del pabellón, hasta ahora, ha sido escaso o prácticamente nulo.
El coste del proyecto propuesto en la nueva ubicación será de 35 millones, aproximadamente.
La propuesta de Centro de Convenciones ha sido realizada por el estudio de Rafael de La-Hoz Castanys, nacido en Córdoba; cuyo estudio se encuentra en Madrid.
EXPLICACIONES A LA SEGUNDA PARTE:
-En lo que a mi respecta, me parece obvio que si la financiación de la solución anterior resultó difícil de resolver en 10 años, muchos de los cuales, coincidieron con época de “vacas gordas”, ahora que estamos de “vacas flacas”, perseverar en ello es por lo tanto estrellarse por completo contra una pared. Buscar otra solución es lo más razonable.
-Reutilizar una infraestructura infrautilizada que, repito, hasta la información que yo tengo, no le ha costado nada al erario público es, incluso, inteligente económicamente hablando.
-Ante el cambio de situación del centro de congresos o convenciones (llegados a este punto, el nombre ya parece poco importante) es evidente que se pierde en presencia, obviamente no es lo mismo tener un edificio delante de la Mezquita-Catedral, que en un polígono alejado del centro. Aquello era una gran oportunidad, pero se lo voy a explicar muy fácilmente, a mi me gustaría cambiarme de casa, al casco histórico, con patio propio, con despacho profesional, biblioteca e incluso piscina… pero es que es muy caro… y no puedo pagarlo… pues aquí es lo mismo. Mejor me voy a un sitio más barato, dónde puedo “echar pa´lante” que ya llevamos 10 años de retraso y cuando podamos irnos a un sitio mejor, pues ya si eso…
-En esta ocasión no se ha hecho concurso de “arquitectos de reconocido prestigio”; sino que directamente se ha dado “a dedo” a un “arquitecto de reconocido prestigio”. No habría problema si fuera una iniciativa privada, pero teniendo en cuenta que las administraciones públicas van a ser las que suministren el presupuesto (el ayuntamiento de Córdoba en concreto 15 millones de €) no me explico como se ha optado por este procedimiento. En mi opinión, aunque no soy un experto en la materia, creo que debería ser por concurso público. Por mi parte ya me he encargado de darle aviso al Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España y al Colegio Oficial de Arquitectos de Córdoba, por si mi idea de que el procedimiento no fuera el correcto así se confirmara.

Etiquetas ,

Visita de Obra: Centro de Discapacitados psíquicos de Alcolea

El Nuevo Centro para discapacitados psíquicos de Alcolea (Córdoba) es un proyecto que inició su construcción en el año 2008, creo recordar que fue poco después de entrar a formar parte como colaborador de Taller de Arquitectura Rico+Roa.
Discapacitados15_fase 3_Alcolea
Comencé a describir la obra con la excavación de su cimentación, dentro de la categoría de Visitas de Obra de este blog. Durante la primera fase tuve la oportunidad de asistir a las visitas de obra que se realizaban cada semana, así que me dediqué también a la tarea de redacción de los partes de obra, los cuales eran volcados, tal como eran, en el blog.
Esta actitud nos dio mucho que pensar en el estudio; por una parte mostraba transparencia y cordialidad con los que nos leían, en su mayoría arquitectos; pero evidentemente también nos provocaba la típica preocupación acerca de las responsabilidades que conllevaba el mostrar el trabajo de la obra con tanto descaro. A día de hoy todo aquel trabajo sigue colgado en internet, incluso en forma de dossier, uno con todos los partes de obra de aquella primera fase de construcción, y otro con el scaneo de los croquis a mano alzada utilizados para el trabajo relacionado con los partes de obra.
La construcción del edificio ha continuado, también la descripción de las obras, esta vez en el blog del estudio: Taller de Arquitectura Rico+Roa. Actualmente están colocando el revestimiento de la fachada, paneles de hormigón polímero de la marca ULMA, en un tono de color blanco con una textura ondulada con diferentes angulos con respecto a la horizontal, que ha provocado un efecto muy interesante: cambiar a diferentes tonos grisáceos dependiendo de la situación del observador con respecto al reflejo de la luz incidente sobre el panel.
Discapacitados14_fase 3_Alcolea
Discapacitados11_fase 3_Alcolea

Etiquetas , ,

Encargado de obra, ¿con mano derecha o mano izquierda?

Dicen que cuando pregunto tengo una sonrisilla irónica, como si ya supiera la respuesta y que lo hago para pillar en errores o llevar las cosas por el camino que quiero. No sé si el pintor que me dijo esto, de dos metros de altura por uno de ancho de hombros, lo hacía para despistarme, pero sí es verdad que a veces tengo que “hacerme presente” con alguna pregunta inquisitiva, tipo: “Bueno y… ¿esto qué? Lo terminamos ya, ¿no?”.
Pero nada más lejos de la realidad, casi nunca tengo mala intención en mis comentarios, bueno… sí, a veces lo hago, pero la pura verdad es que muchas cosas de las que pregunto lo hago simplemente para saber más, para aprender, aparte de que es mi trabajo saber lo que ocurre en la obra, controlarlo, medirlo… Ese es un buen consejo, aprender sobre la marcha, y al pie del cañón en una obra, por eso desde hace tiempo ya voy diciendo que lo de “la visita de obra” ya me suena bastante mal.
Tengo que reconocer que la estrategia de la preguntita maliciosa no siempre la conduzco con éxito, hay que ir aprendiéndola, está claro que mi estilo es otro que el de los encargados y jefes de obra de “los de antes”, de los que cada pocos días daba dos gritos en la obra y el personal se ponía más derecho que una vela. Sólo lo he hecho en dos ocasiones, siempre cargado de razón y por el cabreo de ver algo hecho muy muy mal, y desde luego que el cambio de ambiente en la obra se nota bastante; por que pese a quién le pese, sabiendo más, o sabiendo menos, al final los galones son los que mandan.
De todas formas a pesar de lo bien que funcionan los gritos, sigo pensando que mi mano izquierda es mucho mejor que mi derecha, por eso seguiré usando la técnica de las preguntas con sonrisilla maliciosa, y seguiré aprendiendo.

Etiquetas

Profesionales con los que aprendo

Realmente, creo que en general no me puedo quejar del equipo de trabajo que tengo, tanto por los albañiles como por los demás oficios que pasan por la obra, por lo general digo, aunque haya clamorosas excepciones. Son gente de fiar que normalmente no tienes que vigilarles continuamente su trabajo, tienen buen criterio, disposición a la hora de trabajar e iniciativa propia; de modo que aunque ya me he hecho a mi cargo, en ocasiones pienso que podrían organizarse por si mismos, aunque sí es verdad que les faltaría la visión global que yo tengo de la obra, además de que alguno de ellos se tendría que poner al día de cuantas decisiones toman los diferentes agentes de la obra, que eso si que es lo complicado de “mi obra”.
Normalmente la gran mayoría de albañiles no están para pensar, me explico, no están para decidir, están para actuar, y la dirección en la que hay que actuar la debe marcar el jefe de turno… de tal forma que los debates o el intercambio de opiniones entre albañiles y jefes no son muy frecuentes, más bien extraños. Recuerdo una ocasión en la que un oficial de 2ª le comentó a nuestro encargado, un hombre con 50 años de profesión:
– Pues, Antonio, yo había pensado que…
– ¡¿Qué tú qué?!
Por eso incluso llega a producir cierta risa, porque ellos además saben que la obra se parece más a la mili, con su estricta organización piramidal, que a un congreso de los diputados.
Por lo tanto esa es la teoría: los albañiles, los electricistas, los pintores… están para trabajar; pero como es evidente hay muchos de ellos que dominan su campo de trabajo, y como es peor pecar de soberbio que de prudente, casi siempre hay que escucharles con atención, aprender e incluso dejarles trabajar con el criterio que ellos establezcan, son a menudo decisiones de carácter técnico.
Pero incluso hay profesionales, los menos, aunque yo tengo la suerte de contar con alguno de ellos, que no sólo saben de su trabajo y lo hacen bien, sino que además tienen buen gusto, conocen muy bien la parte técnica de su trabajo y tienen la enorme experiencia de muchas otras obras, lo cual les sirve para, simplemente, decidir “cómo queda mejor” y lo más importante, ayudarte a decidir, gente que sabes que los dejas trabajar, te vas, vuelves y tú no lo hubieras hecho mejor… profesionales con los que aprendo.

Etiquetas

Como perdí un centímetro

Medir, proyectar, replantear y ejecutar, ese puede ser el orden lógico en el que actuamos en la obra. Y la teoría es que debería salir tal cual lo hemos pensado y proyectado. La teoría… la realidad es distinta.
Cómo perdí un centímetro
En algunos de los pasos que vamos dando podremos cometer un error, varios, o incluso ninguno. Jugamos con gruesos de piedras, morteros, aplomamos a elementos construidos previamente, participamos y participan de nuestro trabajo otros oficios, como: soldadores, pladureños, marmolistas, carpinteros, estructuristas… y además está el “ruido”. Ese nuevo concepto aprendido de mi compañero en ese preciso instante, jubilado ya del sector de la fabricación de coches.
Si yo había perdido un centímetro en el trascurso de medir aquella tapa de piedra, cortarla y colocarla dos días después, a mi amigo le parecía eso lo más normal del mundo, e incluso de forma paternal, después de ver mi obcecación por querer recuperar aquel centímetro perdido, me recompensó con una tranquilizadora charla. Si en la fabricación de vehículos se diseña con décimas y milésimas de centímetro, a la hora del montaje se empiezan a jugar con errores de centímetros. La razón era el “ruido”, lo que no podemos controlar: el ángulo del chorro de agua a presión en corte de las piezas, el montaje, el grosor de los materiales, la dilatación milimétrica de los materiales…
Si toda la industria de la automoción puede seguir trabajando con aquel “ruido” supongo que yo puedo construir una escalera con un centímetro perdido en alguna parte.

Etiquetas ,